martes, 13 de febrero de 2018

Demasiado tarde



El viento huracanado se cuela por las rendijas de la vieja y destartalada cabaña, ululando como el aullido de una manada de lobos hambrientos. En años no se había visto una tormenta igual. Las rachas de viento golpean, como puños de hierro, la puerta y las paredes. Los copos de nieve se estrellan, furiosamente, contra los sucios cristales, que a duras penas resisten el embate.

Lleva ya dos días encerrada sin poder salir, sin comida y solo bebiendo el agua de la nieve que, al derretirse, se cuela por debajo de la puerta y por las grietas del tejado. Aun así, ha tenido suerte de hallar donde guarecerse en el último momento. Pero está aterrorizada. No sabe qué hacer. Desconoce qué ha sido de los demás. ¿Les habrá dado caza su incansable perseguidor? El vendaval no da tregua, pero quizá podría intentar salir de ese escondrijo. Aquel miserable habrá vuelto al calor de su refugio esperando a que la tormenta amaine. Luego volverá a por ella. Quiere atraparla como sea. Debe, pues, aprovechar su ausencia para huir hacia el bosque, aunque, una vez a la intemperie, no sea capaz de dar dos pasos sin verse arrastrada por la fuerza del vendaval, acabando estampada contra una roca o contra los árboles que, como barrotes carceleros, rodean el claro. Quizá no llegue muy lejos. Pero prefiere estar muerta cuando dé con ella a ver cómo disfruta acabando con su vida. Es ahora o nunca.  

Su cuerpo es menudo y liviano. Lo uno juega a su favor, lo otro en su contra. Por una parte, la nieve lo camuflará y lo acogerá como un manto protector. Solo le queda el recurso de hundirse en ella, confundirse con la blancura del entorno y rogar para que las ráfagas de esa tremenda ventisca pasen de largo. Pero, por otra parte, uno de esos torbellinos puede succionarla y levantarla por los aires como una hoja seca, para luego arrojar su frágil cuerpo desde lo alto, acabando con todos sus huesos fracturados, o muerta. Pero si se queda ahí, tarde o temprano aquel hombre acabará dándole caza y no quiere concederle ese placer.



Tan pronto como pisa el exterior, la infeliz se da de bruces con el enorme perro guardián, cuyo dueño había dejado atado, y que esperaba, agazapado, su oportunidad. No le da tiempo a reaccionar. Demasiado tarde. La cadena que sujeta al animal le deja suficiente espacio para lanzarse raudo contra ella y clavarle, con sus fuertes mandíbulas, una dentellada que la deja inmóvil.


Las fauces del can no la matan instantáneamente. A la pobre liebre le quedan unas largas horas de agonía hasta que el cazador venga a por su presa. En invierno el hambre aprieta y no se puede desperdiciar ningún alimento por magro que sea.


41 comentarios:

  1. El cazador, visto desde los cristales de la liebre, deja de serlo para convertirse en criminal. Como el que mata de un escobazo a una cucaracha que no le ha hecho nada, porque le da asco pisarla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces hay que ver el mundo al revés. Siempre se descubre algo nuevo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Inevitablemente, conoce su destino, y como destino, lo espera como algo que no puede cambiar. ¡Pero es consciente! además, sobrevivir en la naturaleza, sería mejor entendido que hay que cazar. En la ciudad casi desperdiciando hasta el último bocado. Interesante...

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que los animales conozcan su destino. De ser así, vivirían angustiados esperando que el hombre o sus depredadores acabaran con ellos con la única finalidad de subsistir. El hombre todavía usa a muchos animales como una simple fuente de alimento. Con el paso de los siglos hemos avanzado en muchísimos aspectos, usos y costumbres, pero la de cazar sigue estando arraigada como simple divertimento, a menos de que sirva para evitar la superpoblación de una determinada especie que tenga un efecto nocivo sobre el equilibrio ecológico.
      Los que amamos a los animales y no somos veganos vivimos en una constante contradicción.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Todos imaginamos una chica huyendo de un psicópata asesino y, sin embargo, se trata de algo tan trivial y tan antiguo como la propia vida: la necesidad de matar para vivir. Muchas veces he pensado en lo cruel que es la mera supervivencia. Desde luego, al que le toca, le toca.
    Muy buen relato, muy adecuado a la meteorología que nos ataca.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un animal acosado que no sabe qué hacer para escapar de quien quiere darle caza a toda costa. La supervivencia de uno conlleva la muerte del otro, pues en este escenario la caza del pobre animal solo tiene por objeto el sustento del cazador.
      A la pobre liebre le he hecho un flaco favor dotándola de entendimiento. Verse acorralada, sin escapatoria, esperando a ser cazada, debe de ser una experiencia horrible.
      Pues sí, Rosa, creo que la meteorología que estamos sufriendo posiblemente haya ejercido alguna influencia en mi subconsciente, jeje.
      Un beso.

      Eliminar
  4. Qué bueno, ayyyy lo que sufro yo por los pobres animados cazados, que los matan por diversión, no sé tu cazador que tipo de vida tendría pero hoy en día no es algo que vea necesario.
    Y en el fondo pobre perro, esperando a la intemperie, sin comida, normal que se abalanzara sobre la liebre.
    Un abrazo y me han mantenido enganchada esperando el desenlace.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que para ir tras un animal sin darle tregua es más propio de alguien que necesita alimento y no un poco de diversión. Aunque hay excepciones deshonrosas. Hace tiempo dediqué una de mis entradas en "Cuaderno de bitácora" a la cruel caza del jabalí en algunos lugares de España. Una persecución sin cuartel con un final atroz para los animales que acaban atrapados por las garras de una jauría de perros adiestrados para ello. La carne de jabalí es comestible pero la montería que se organiza es una fiesta de lo más sangrienta y, me atrevería a decir, inhumana.
      Me alegro haberte tenido enganchada, jajaja.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Pues por desgracia, aquí en Asturias se hace esa salvajada con los jabalíes, y luego lloramos cuando los lobos, que se han quedado sin comida, atacan al ganado.
      El relato me enganchó que ni te imaginas, fue trepidante.

      Eliminar
  5. Vaya, menos mal!! creí desde el principio que era una mujer, y aquí en mi cálida morada me estaba quedando más fría y desolada que un tempano, y es que yo me meto mucho en los papeles, jajaja.
    Has conseguido una perfecta confusión al lector.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad pretendía haceros creer que se trataba de una niña, o una chica muy joven, que se había extraviado y separado de su grupo, al huir, en plena tormenta, de un asesino sin piedad. De ahí que mencionara que su cuerpo era pequeño y liviano. La idea de una niña le dotaba de un mayor horror, jeje.
      Pero ya me vale lo que la mujer. El caso es que haya logrado esa confusión que buscaba.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Me encantan tus sorpresas compañero :D me encanta tener que releer tus letras después de tus sorprendentes finales ;) me gusta mucho que juegues con el lector. Cuanto misterio y tensión fría como esa nieve en tan pocas líneas :D supongo que casi todos pensando en una mujer... y te sacas de la chistera un gazapo :D Fantástica tu magia compañero de teclas...pegadita a la pantalla me he quedado :D ¡¡bravo !! :D Un abrazo enooooorme.
    PD: La blogtella sigue viajando, pero es probable que no te llegue la actualización por mail al trabajar yo sobre mi mismo mensaje, es decir, solo modifico/actualizo la ruta y los nuevos enlaces :/ a ver si lo puedo tecno-solucionar :/ preguntaré porque no tengo ni idea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, querida amiga, yo también tuve que releer varias veces el texto para asegurarme de que no había ningún resquicio que hiciera prever quién era la protagonista de esta historia de pseudoterror, jeje.
      Un abrazo.
      PD.- Pues no me había percatado del rumbo que ha seguido la blogtella. Ya me extrañaba a mí haberle perdido la pista. Ya buscaré, pues, los nuevos enlaces.

      Eliminar
  7. Nos has contado una historia que al principio parecia que habia una persona en la cabaña. Pero según el relato sigue su curso con unas descripciones escuetas, nos confundes y al final es un animalito indefenso. Muy buen relato y muy bien planteado.Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la cabaña había un ser vivo, de eso no hay duda, pero no del tipo que he pretendido hacer creer, jeje. Por eso no le he dado voz y la historia está narrada en tercera persona, el narrador que todo lo sabe y todo lo ve, jajaja.
      Muchas gracias, Mamen, por tu amable comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. No sé por qué pensé que se trataba de un animal en cuanto dijiste lo de beber el agua de la nieve derretida que se colaba por debajo de la puerta, pero no imaginaba cuál podía ser.
    Entre animales se constata una vez más que impera la ley del más fuerte.

    Bonito relato aunque me ha dolido un poco esa "dentellada". Pobre liebre...

    ¡Un beso, Josep Mª!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué lectora tan perspicaz! Mira que se lo di a leer a mi mujer para ver si adivinaba de qué se trataba y no lo hizo, jeje.
      Como le he dicho a Elda, mi intención era la de haceros creer que se trataba de una niña, para aumentar más la tensión. Si utilicé el género femenino (liebre en lugar de conejo), la mención de su cuerpo menudo y de bajo peso era para reforzar esta idea. Pero, en fin, siempre hay quien tiene más ojo para no dejarse engañar, jajaja.
      Sí, pobre liebre, la dentellada debió dolerle mucho, pero lo peor vino después.
      Un beso, Chelo.

      Eliminar
  9. Muy bueno Josep, he caído como la pobre liebre indefenso ante tu imaginación. Y la chica, ¿dónde está? ja, ja, ja. Destacar también la lograda ambientación meteorológica que nos crea un plus de tensión para meternos de lleno en la historia. Saludos y gracias por el ingenioso final.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es que se produjera una mutación espontánea y la supuesta chica se convirtiera en liebre. Siempre fue una liebre muerta de miedo, jajaja. Como buen amante del cine, habrás tenido, sin duda, una mayor facilidad para imaginarte la ambientación que rodea la cabaña. Yo he hecho lo que he podido, jeje.
      Gracias a ti, Miguel, por leerme y dejar tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Has jugado con el lector muy bien, Josep Mª. En todo momento creí que era una mujer y que "el de fuera" era un psicópata. Con lo de la mujer me equivoqué, con lo del psicópata... puede que no tanto.
    Muy bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "La de dentro" era una hembra, pero no humana, jeje, mientras que "el de fuera", te dejo plena libertad para ponerle el calificativo que prefieras, pero, al margen de que fuera o no un hombre cruel, yo más bien diría que se trata de un apurado hambriento que se las apaña como puede para conseguir alimento (¡hasta rima!).
      Y que conste que abomino de quienes disfrutan matando animales por puro placer.
      Muchas gracias, Paloma.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Como siempre consigues que nos tengas en suspense hasta el final, y es que yo pensaba que era uan mujer y mirá por donde no, se trataba de un animal, en fin siempre siempre me sorprendes.
    Y la ambientación que ha rodeado a tú relato también ha hecho que creciera mas la intriga y el suspense hasta el final.
    Muchas felicidades Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como no se me dan bien los juegos malabares ni de magia potagia, prefiero jugar con la confusión y el engaño, jajaja.
      La ambientación, como ocurre en los espectáculos de magia, es importante. Me alegro que te haya hecho sentir una mayor intriga.
      Muchas gracias, Tere, por tu visita y tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Jugando al despiste nos has tenido confundidos hasta el final, Josep. Yo pensaba en una mujer,claro, no en una liebre. Igualmente lamento su miedo y su angustia; también su mala suerte. Calculó todos los peligros excepto la presencia de ese perro, que fue precisamente el que acabó capturándola :(

    Para no tener inspiración, que dices tú, yo creo que es un estupendo relato :)

    ¡Un abrazo, compañero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues temía que se me viera el plumero y a la liebre las orejas, jajaja. Pero veo que he logrado engañar a la gran mayoría. Solo Chelo ha intuido que se trataba de un animal, aunque no ha llegado a hilar tan fino como para descubrir la especie, jeje. Tendríamos que montar un premio a los blogueros más sagaces :)
      Teniendo en cuenta tu fobia a los animales, me ha parecido enternecedor que sintieras pena por esa pobre liebre asustada, jajaja.
      Pues sí, tuve un instante de inspiración, aunque para un relato tan corto invertí unas cuantas horas dándole vueltas al tema. Y salió lo que salió. Me alegro que te haya gustado.
      Un abrazo, Julia.

      Eliminar
  13. Me ha gustado aunque haya sido una sorpresa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Betty. Pues la sorpresa formaba parte de la gracia del relato.
      Me alegro que, de todos modos, te haya gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Instinto de supervivencia,... nada más. No obstante he de reconocer que darle a esta historia la vuelta hace percibir las cosas de otro modo. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces conviene ponerse en la piel del otro, aunque sea un animal. Precisamente ayer vi unas viñetas publicadas en facebook en las que se mostraba a animales en el papel de humanos, dándonos caza, teniéndonos confinados en pequeños espacios, ordeñándonos, utilizándonos para tirar de un carro, despellejándonos antes de echarnos a la cazuela...
      Las películas de animación nos han mostrado a los animales comportándose (vistiendo, hablando, viviendo) como humanos y nos ha parecido algo divertido, incluso normal. Humanizamos a los animales (sobre todo a nuestras mascotas) pero todavía hay quien los maltrata.
      ¿Cómo nos sentiríamos si fuéramos nosotros los perseguidos y los cautivos? La Naturaleza nos ha puesto en lugares distintos y con papeles distintos. El hombre ocupa el vértice superior de la escala evolutiva y alimenticia. Pero a veces me gusta darle la vuelta a las cosas y observarlas desde "la oposición", jeje.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. El acoso de la fiera y el terror de la víctima, muy bien llevado todo el relato jugando con ese hacernos creer lo que no era y el final demoledor para la pobre liebre.
    Sin imaginar a quién le pasaba, es cierto que me ha "chirriado" como ya te ha dicho Chelo ese beber agua que caía del quicio de la puerta, me ha descolocado un poco y se ha quedado ahí mientras te iba leyendo pero pensando que era extraño y al final no lo era.
    Me ha gustado esa otra mirada.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está visto que he menospreciado vuestra agudeza, pues pensé que encontraríais lógico que una persona muerta de sed bebiera cualquier cosa líquida a su alcance, aunque fuera de un charco de nieve derretida, jeje. Pero ya veo que no ha "colao", al menos del todo, jajaja.
      De todos modos, me alegro que, a pesar de ese pequeño "chirrido", te haya gustado :)
      Un beso, Conxita.

      Eliminar
  16. Al terminar de leer el relato quedé de cabeza. Lo supiste dar vuelta de una manera que ni de lejos me esperaba. Ahora me da pena la libre, con tanta consciencia de su propio ser y de su entorno. Pero el mundo no es justo, de serlo, la cebra tampoco acabaría entre las garras del león. O puede que sea justo pero no da la manera que sepamos entender o aceptar. No sé, es domingo y no quiero pensar tanto jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los que consideran que el mundo es justo es porque les favorece el orden "natural" de las cosas. Si invirtiéramos los roles veríamos las cosas de forma muy distinta. Si los humanos tuviéramos un depredador implacable y dejáramos de ser el centro del Universo, no dejaríamos de quejarnos y decir lo cruel que es este mundo, jeje.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. ¡Qué bueno, Josep! Me temo que la caza, sean quienes sean los participes, siempre genera un cazador y una presa. La pobre liebre estaba condenada a pasar de Guatemala a Guatepeor, je, je, je... Estupendo relato que sacude los prejuicios del lector. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el triste sino de los animales comestibles, jeje. Y cuando el hambre aprieta, el gatillo también es apretado por alguien, llámese cazador o depredador humano.
      Si nos pusiéramos en la piel de esos animales, veríamos las cosas de otro modo.
      Muchas gracias, David, por pasarte y dejar tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Gran sorpresa me he llevado al final de tu relato Josep, ya que, estaba pensando en una persona, aún así me da lástima de la pobre liebre.

    Abrazos de Espíritu sin Nombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si se hubiera tratado de una persona, evidentemente el drama habría sido de mayor calado. Aun así, la muerte de una pobre liebre asustada a manos de un cazador puede inspirar lástima, especialmente a los amantes y defensores de los animales.
      Un abrazo, Conchi.

      Eliminar
  19. Hola Josep, ¡Qué buen micro!! Iba leyendo muy abstraída por la historia y de pronto el final me sorprende..Muy bonitas las descripciones del entorno. Me encantó. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mirta. Pues no sabes cuánto me alegro de que estuvieras abstraída mientras leías esta historia, pues de este modo he logrado sorprenderte sin que sospecharas nada, jeje.
      Te agradezco tu elogioso comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Hola, Josep
    Me ha sorprendido mucho la originalidad de tu relato. Por un momento pense que se trataba de una personita escapando de un delincuente. La angustia de la pobre liebre la dejas plasmada sutilmente, con un final de impacto. Me ha encantado !Suerte en el concurso!
    Saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Yessi,
      Me alegro que este relato te haya sorprendido, pero sobre todo que te haya encantado. Ambas cosas formaban parte del objetivo de buscaba. Muchas gracias por venir a leerme y por dejar tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar