sábado, 2 de enero de 2016

Adiós 2015, bienvenido 2016



Yo soy, lo reconozco, un impaciente irredento por mucho que se diga que la paciencia es la madre de todas las ciencias. Pero creo que a todos nos ocurre lo mismo: cuanto más queremos que corra el tiempo, más lento discurre. Y al contrario: cuanto más lento deseamos que vaya, más veloz pasa. Ya sé que esa variabilidad temporal es una percepción totalmente subjetiva. No hay nada científico, ni siquiera paranormal, en ello. Lo que sí está comprobado es que quien espera desespera. Y yo he estado esperando más de tres meses a que acabe el año, o mejor dicho, a que empiece el nuevo.

A mí me gustan los refranes, no sé si lo habéis notado. Uno de mis preferidos es el que decimos siempre cuando se acaba el año: año nuevo, vida nueva. Y más en esta ocasión. El año próximo veré cumplida esta máxima al cien por cien.

Todo está atado y bien atado. Ya sé que esto no es un refrán sino una frase que acuñó el dictador en un momento de máxima prepotencia. Pero, en mi caso, es así. Solo una catástrofe podría dar al traste con los planes que ya han sido fijados y bendecidos por los únicos que pueden alterarlos. La suerte está echada. Alea jacta est.

¿A qué viene todo esto?, os preguntaréis. Pues viene a cuento de que el día cuatro de enero de dos mil dieciséis, este año que estamos a punto de estrenar, a las ocho en punto –aunque sé que llegaré antes, como siempre me ocurre cuando estoy nervioso-, tendrá lugar el acto de mi presentación como nuevo miembro del Comité de Dirección de la filial española de Worldwide Plastic Car Devices Manufacturing and Supply Corporation.

¿Y tan importante es eso?, os volveréis a preguntar. Y yo os digo: no es importante, es importantísimo. Y entonces me preguntaréis el motivo. Pero dejémonos de preguntas y respuestas, o como se dice en inglés, de Questions and Answers, y vayamos al grano.

La WOPLACADEMASUCO, que es el acrónimo de la empresa, está en la primera posición en el ranking mundial de fabricantes y suministradoras de elementos de plástico para coches, por si no habíais entendido de qué iba el asunto, por eso del inglés flojillo, que en este país da pena el nivel que algunos tienen, empezando por el presidente del Gobierno.

Pues bien, el caso es que tras un larguísimo proceso de selección, primero a través de un Head Hunter, una oficina de caza-talentos, por si tampoco lo habíais pillado, y luego mediante entrevistas con todos los cargos directivos de la empresa –mis futuros colegas-, fui el elegido para ocupar la dirección de un departamento de nueva creación. Yo, de entre más de trescientos candidatos, según me informaron. No entro en detalles porque, con toda probabilidad, no lo entenderíais. Durante los seis meses que duró el proceso, nunca perdí la esperanza de ser el ganador. La esperanza es lo último que se pierde. Pero que sepáis que tengo sobrados méritos para ello. Mis años de formación y de esfuerzo me ha costado. No es fácil alcanzar el nivel del que puedo presumir y presumo.

Tengo dos carreras universitarias –Económicas y Derecho-, dos Masters –uno en Dirección de Empresas y el otro en Comercio Internacional para el Desarrollo Industrial-, para los que tuve que invertir cuatro años y otros tantos millones de las antiguas pesetas. En cuanto al inglés, tengo el Certificate of Proficiency.in English por la Universidad de Cambridge. Así pues, me lo he currado de sobras, creo yo.

Y del sueldo, ya ni os cuento. Pero como es de mal gusto hablar de dinero –propio de advenedizos-, solo os diré que ganaré al año más que el Presidente de la Generalitat, que no es moco de pavo, y eso sin contar con los fringe benefits o complementos salariales, por si no estáis familiarizados con esta terminología.

Pero lo más importante de este cargo que ocuparé, Dios mediante, dentro de cinco días, de ciento veinte horas y no sé cuántos minutos, es que, por fin, veré mi mayor ilusión cumplida: dirigir un departamento, ser el jefe, mandar. Eso es lo que siempre me ha gustado. Ya lo dice el refrán: el mandar no tiene par.

Vaya, perdonad, me llaman al móvil. Alguien, sin duda, que quiere felicitarme las fiestas y, de paso, mi buena suerte. Las noticias vuelan.

―¿Diga? Sí, soy yo. Ah sí, claro que me acuerdo de usted. Sí, sí, dígame.
―(…….)
―¿Qué? ¿Cómo dice? ¿Mañana? Pero… Sí, sí, estaré allí, por supuesto, a las nueve en punto.

Era “Blancanieves”, la secretaria del Consejero Delegado, el mandamás. Una belleza que me dejó sin palabras cuando apareció en recepción para acompañarme hasta el despacho de su jefe. Me miró con aquellos ojos azul cielo y aquella sonrisa que me hicieron estremecer. Desde aquel instante decidí apodarla como la princesa del cuento de los hermanos Grimm. Con su voz dulce y melodiosa me ha dicho que mañana esté sin falta en la empresa, que su jefe quiere hablar conmigo. ¿Qué querrá? ¿Tan importante será lo que tiene que decirme que me cita el día de fin de año?
 
 
*********
 
 
Ya lo decía mi abuela: piensa mal y acertarás. Pero como yo solo soy impaciente, no malpensado... El caso es que tenía razón cuando dije que solo una catástrofe podía dar al traste con mis ilusiones y ha tenido que ser hoy, el último día del año.

Nunca he entendido esa absurda fragilidad de la bolsa. Esos vaivenes al son de cualquier amenaza por ilusoria y fantasiosa que sea. No me lo puedo creer. Todavía resuenan en mi cabeza las palabras del Consejero Delegado:

―Se espera una crisis económica sin precedentes. La bolsa de Nueva York se está desplomando y arece que esta situación irá para largo. Y todo por culpa de la nueva devaluación del yuan -otra vez los condenados chinos-, la caída drástica del precio del petróleo -a ver si se agotan de una puñetera vez los malditos yacimientos y pasamos a los motores eléctricos, que el planeta se va al carajo- y, encima, el nuevo candidato a la presidencia de los Estados Unidos por el Partido Libertario, ese cuya popularidad va subiendo como la espuma, pues resulta que es de origen musulmán.

―¿Y todo eso qué tiene que ver conmigo? -le he preguntado, más perdido que turco en la neblina (ya os contaré en otra ocasión el significado de este refrán, que ahora no estoy de humor para instruiros).
―Pues es evidente, mi querido amigo –me ha contestado con un tono demasiado condescendiente para mi gusto y sensibilidad-. La WOPLACADEMASUCO, nuestra gran Corporación, ha decidido paralizar todo tipo de inversiones en todo el mundo, incluyendo la contratación de nuevo personal, del tipo y rango que sea. Estamos ante un nuevo periodo de austeridad y hay que apretarse el cinturón, amigo mío. Así que, sintiéndolo mucho, tendremos que prescindir de usted. No es nada personal, entiéndalo –aquí parecía sincero-. Son órdenes de muy arriba. Lo siento. Otra vez será. Cuando la tormenta amaine, que algún día amainará, ya le llamaremos. Y gracias por todo.

He salido del despacho de aquel hombre como un zombi. No sabía ni por dónde pisaba. Estaba alelado. Hasta que la aterciopelada voz de “Blancanieves” me ha devuelto a la realidad. Si no hubiera sido por su tono de voz y su mirada, no me hubiera repuesto del shock emocional en el que me hallaba. Mi princesa debía estar al corriente de la noticia que me acababa de dar su jefe, pues sus ojos me transmitían verdadera pena, amor diría yo.

Su imagen virginal, de pie ante mí, diciéndome a
diós con su mano de muñeca de porcelana, y su sonrisa angelical, han sido lo último que han visto mis ojos unos segundos antes de que las puertas del ascensor se cerraran. Y me ha parecido leer en sus labios tres palabras: “lo siento mucho”. Y he sentido que lo sentía. Alguien en este mundo siente algo por mí. Y es ella.

En la calle lloviznaba pero no notaba las gotas que resbalaban por mi cara ni el frío de diciembre. En mi corazón anidaba la calidez de la primavera. A pesar de la terrible noticia que acababan de darme, me sentía bien, muy bien. No sabía qué hacer ni a dónde ir. Me he sentado en un banco que hay justo enfrente del edificio de la monstruosa corporación que hace no sé ya cuantas cosas de plástico en todo el maldito planeta que se está yendo al carajo. Solo pensaba en ella y en un futuro junto a mi princesa.

Todavía era temprano. Faltaban más de tres horas para que saliera a almorzar y pudiera abordarla. Qué mejor que invitarla a comer y así, entre plato y plato, contarle mi vida, y que ella me cuente la suya. ¿Tendrá algún plan para esta noche? Si no, le propondré una cita romántica en un buen restaurante y luego podemos ir a bailar, o a tomar unas copas, o dar un paseo. No, un paseo no, que hace mucho frío y la pobrecita podría acatarrarse. Y se enamorará de mí, si es que ya no lo está. A fin de cuentas, antes de que tuviera que acompañarme al despacho de su jefe, me habrá visto un montón de veces por las oficinas. Seguro que ya se ha fijó en mí el primer día en que aparecí por la décima planta, la de los ejecutivos. Soy un tipo muy bien parecido y elegante. Siempre he atraído a las mujeres y he salido con muchas, pero todavía no había conocido a una como ella. Siento que estamos hechos el uno para el otro, que somos almas gemelas.
 
 
********
 
 
El traje que llevaba esta mañana es uno de los mejores que tengo pero demasiado serio para la ocasión. Cuando me vea frente a la entrada principal, con un ramito de flores –tampoco hay que pasarse-, seguro que el corazón le da un brinco. ¡Vaya sorpresa se va a llevar! “¿Te apetece que almorcemos juntos?”, le preguntaré con la mejor de mis sonrisas. “Toma, esto es para ti, como muestra de agradecimiento, por tu amabilidad y comprensión, algo que escasea hoy en día”. No va a poder resistirse.

Yo que, hasta hacía unas horas, contaba los días para el gran cambio en mi vida profesional y, en un instante, todo se ha trastocado. Pero no hay mal que por bien no venga. Algo magnífico ha sido sustituido por algo maravilloso. Una cosa ha llevado a la otra. He salido ganando con el cambio. Ya decía yo que este año dos mil dieciséis sería un gran año, el mejor y más feliz de mi vida. Me declararé a mi “Blancanieves” -en unas horas ya sabré su verdadero nombre, que seguro será precioso, como ella- y me dirá que sí. Debo reconocer que soy un hombre con suerte. Ya lo dijo no sé quién: Buen amor y buena muerte, no hay mejor suerte. ¿Qué más puedo esperar del año nuevo?

Vamos allá, que se hace tarde y quien llega tarde, ni oye misa ni come carne.

Solo espero que no se llame Amanda, por aquello de que “en casa de Amanda, ella es la que manda”. Y a mí me gusta mandar. Pero ya se sabe: no hay amor sin sacrificio.

Supongo que ya habréis notado pero me gustan los refranes. Y me reafirmo en que mi favorito, el mejor, el number one, es: “Año nuevo, vida nueva”. Todo un clásico que, en esta ocasión, no me va a fallar. Viva la vida, viva el amor. Adiós 2015, bienvenido 2016.
 
 
 

21 comentarios:

  1. El relato está bien ideado pero le falta una resolución que cause sorpresa al lector. Me he quedado con las ganas al haber leído otros cuentos tuyos. Sin duda el centro del relato es la caracterización psicológica del narrador que parece un optimista impenitente al que le gustan los refranes. Y no sabemos si la muchacha le corresponderá.

    Quizás has querido felicitarnos así el nuevo año. Con un personaje un tanto estereotipado y en extremo positivo.

    Hoy me he quedado con la miel en los labios.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Tienes razón, Joselu. No es éste uno de mis mejores cuentos. Es más bien como tú dices, un deseo de feliz año nuevo en plan relato corto.

      He pretendido hacer un relato en clave de humor y con un final abierto, con la incertidumbre de lo que le deparará al protagonista el nuevo año, si se verán o no cumplidos sus deseos (¿fantasías?) junto a su nuevo objeto del deseo.
      He intentado dar a entender dos enseñanzas: 1) que no hay que entusiasmarse y congratularse por algo antes de que se haga realidad o, como dice el refrán (siguiendo la tónica del narrador), no vendas la piel del oso antes de cazarlo, y 2) que la felicidad puede ser efímera o aparecer cuando menos se la espera.

      Y como colofón, mi deseo para este nuevo año: que, aunque sea a base de ilusiones, lo vivamos como si tuviera que ser el mejor de nuestra vida.

      Te agradezco de veras tu sincera crítica. No todo tiene que ser alabanzas.

      Un abrazo.

      P.D.- No sé si en tu caso el tiempo discurre muy lento o demasiado rápido a a espera de la jubilación.

      Eliminar
  2. Hola Josep, Feliz Año tenga usted... Hay que ver como lo has empezado, con un gran relato en el que como si fueran los Santos Inocentes, me he creído a pies juntillas, que era verdad lo del nombramiento y además estaba pensando: que engreído me está resultando Josep relatando todos sus títulos, jajaja.
    A mi me ha encantado todo y como lo has terminado, con el optimismo del protagonista que enseguida ha pensado en otro asunto a la vista, aliviando así su decepción. Eso tendríamos que hacer, ¿no sale lo pensado?, pues a otra cosa mariposa...
    No había oído nunca este refrán que me ha gustado mucho: quien llega tarde, ni oye misa ni come carne.
    Un abrazo amigo y que todo venga bien en este año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Supongo que la confusión vino porque el relato está escrito en primera persona pero ese personaje nada tiene que ver conmigo. No soy tan presuntuoso.
      Efectivamente, Elda, ese era el mensaje que quería dar. Hay otro refrán que dice "si la vida te da limones, hazte una limonada".
      También te deseo un feliz año nuevo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Yo creo que el mejor regalo del 2016 para el protagonista sería aprender a no "empezar la casa por el tejado". Muy buena reflexión para empezar el año.
    Abrazo y sensacional y creativo año!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El magnífico cuento de la lechera nos ilustra el comportamiento de ciertas personas que hacen planes antes de tenerlo todo atado y bien atado.
      Pero no hay que quitarle mérito porque, por otra parte, es de los que practica aquello de quine no se consuela es porque no quiere, o a mal tiempo buena cara.
      Muchas gracias, Mª Jesús, por tu presencia y tus comentarios.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Magnífico relato, Josep. Tanto que aunque estos días apenas leo y si lo hago no comento, no puedo dejar de decírtelo :))

    Confieso que al principio pensé que hablabas de tí mismo, aunque el tono y cierta prepotencia no me cuadraban con lo que conozco de tí. Después, cuando había decidido que esa actitud no te pegaba nada a pesar de la "buena suerte" que habías tenido, caí en la cuenta de que era solo un relato. ¡Tocada! jajajaja.

    A pesar de los pesares hay dos cosas del prota que me gustan: una su afición por los refranes, que comparto, y dos su positividad para encarar los reverses de la vida. Ojalá en eso me pareciera más a él :))

    Me ha gustado y sorprendido a partes iguales, muchas gracias!!

    Un abrazo grande y feliz entrada de Año Nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro por partida triple: 1) porque a pesar de tu "letargo" lector, hayas venido a leerme, 2) porque te haya gustado lo que has leído, y 3) porque he sido capaz de sorprenderte, jeje
      Parece que un rasgo muy acusado del protagonista es que sigue a rajatabla lo de a mal tiempo, buena cara.

      Un abrazo, Julia, y feliz e inspirador 2016!!

      Eliminar
  5. Hola Josep, antes que nada feliz 2016. Y sobre tu relato, pues te puedo decir que está muy en la línea de la sociedad que vivimos, gente muy preparada y que, sin embargo, viven en una constante incertidumbre profesional. Por otro lado está claro que a tu protagonista no lo desanima nada ni nadie, es buena aptitud para afrontar el nuevo año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carmen. También te deseo un feliz año. Y en cuanto a nuestro amigo, creo que debe estar acostumbrado a los vaivenes y sorpresas de la vida. Es un tipo muy pragmático, muy seguro de sí mismo pero muy adaptable al entorno.
      Te agradezco la lectura y que me hayas dejado tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Yo también he picado hasta que las cosas han empezado a no cuadrarme, jejeje A mi me ha gustado a pesar de haberme desconcertado. ;) Fíjate justo hoy día 4, al verlo he pensado que por la hora ya habrías ido a ese acto, jejeje "Año nuevo, humor nuevo". Me gusta. =P
    Un abrazo. =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de desconcertar a la gente me viene de lejos, jaja
      Por ejemplo, quienes no me conocen personalmente me tienen por una persona seria pero luego siempre tengo que oír aquello de "quién lo iba a decir, con lo serio que parecías". Pues en este relato ha pasado algo parecido. La prepotencia del protagonista -que muchos habéis confundido con mi alter ego- esconde una ironía, y es la vida nos puede gastar una jugarreta cuando menos nos la esperamos y entonces lo importante es saber sacar partido de ella.
      Me alegro que te haya gustado a pesar del desconcierto inicial.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Tu personaje no tiene abuela ¿eh? Y yo que pensaba que quedarse sin su trabajo soñado le iba a bajar los humos pero ni por esas. Pero ¿sabes? Creo que las cosas le irán bien, que logrará tener un buen año por la ilusión y la fe que pone en todo.
    Lo mismo te deseo a ti, un año maravilloso lleno de sueños cumplidos.
    Un beso enorme, Josep

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el chico vale un potosí aunque quizá algo menos de lo que se cree. Ahora solo hace falta que no dé con la horma de su zapato y que su princesa no se convierta en la bruja del cuento, jaja
      Gracias, Chari, por venir a leerme.
      Esperemos que durante el año nuevo se cumplan, si no todos, la mayoría de nuestros deseos.
      Un beso.

      Eliminar
  8. espléndido escrito que se me ha metido entre la mente
    Abrazo sin conocerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por venir de tan lejos a leerme y dejarme un mensaje y un abrazo.
      Te deseo lo mejor para este año recién estrenado.
      Besos.

      Eliminar
  9. Me gusta la actitud con la que el protagonista encara la vida, los problemas, los desafíos y, por sobre todo, los contratiempos. Se tiene mucha fe, y en un comienzo podría resultar molesta esas gárgaras que hace para hacer gala de lo que es, lo que posee y lo que sabe, pero ya luego uno empatiza con él de cierta manera. El tipo acepta que no todo le puede resultar bien siempre, y eso le brinda la humildad justa entre tanto ego chapucero.

    Y a propósito, muy bien tocado (y ridiculizado) eso de las empresas y marcas y titulos con nombres en inglés. Muchas veces se hace uso y abuso del inglés para darle nombre a las cosas, como si hacerlo en ese idioma automaticamente le brindara más importancia y seriedad al tema tratado... Es pura pomposidad vana.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julio David. Encantado de volverte a encontrar por estos lares. El protagonista puede ser petulante, que lo es, pero, como bien dices, es un hombre eminentemente práctico y sabe sacar provecho de las oportunidades cuando se le presentan. Otra cosa es que salga airoso de esta última. Pero, desde luego, su actitud positiva juego mucho a su favor.

      Muchas gracias por tu comentario y me agrada que hayas reparado en el juego irónico de los anglicismos y siglas con los que constantemente nos atosigan.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Hola Josep, al principio parecia que lo que narrabas era a ti mismo, luego me di cuenta que solo era tu personaje en primera persona. Pero si que hoy en día hay gente muy preparada y pocos llegan a encontrar un buen puesto de trabajo. Mas tarde cuando el fracaso del puesto ya no iba a ser real, encuentras el amor en esa chica que llamas Blancanieves que te crees enamorar, Me he gustado mucho como lo narras. Me encanta como escribes, eres el mejor profesor que he encontrado en mi camino. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, tras un fracaso en el ámbito profesional se le abrieron las puertas a una potencial felicidad en su vida amorosa. Lo importante es buscar, y hallas, la forma de ser feliz, contra viento y marea.
      Muchas gracias, Mª del Carmen, por tus halagos. Lee y escribe mucho; es la mejor forma de aprender.
      UN abrazo.

      Eliminar