sábado, 11 de septiembre de 2021

El cazador

 


Anselmo, es un apasionado de la caza, que acostumbra practicar con algunos compañeros cazadores como él.

«Mucha gente no entiende lo emocionante que es cazar, ir tras una presa, pacientemente, hasta abatirla de un disparo certero. La caza no solo es un deporte, es un arte» —suele decir.

Pero hoy es un día especial; nadie más ha podido acudir a la cita.

«Allá ellos —piensa—. Cuando vuelva a casa con una buena pieza lamentarán no haber venido─»

Todavía no ha visto ningún ejemplar, pero algo se ha movido entre la maleza. Se acerca con sigilo. Le parece oír una respiración agitada. Y otra, y otra. Cada vez más cerca. Quizá se trate de otros cazadores. Si se mueve pueden dispararle, así que decide identificarse: ¡Eh! ¡No disparen, soy un cazador! —grita.

 De pronto, algo surge raudo de la espesura. Viendo lo que se le viene encima, Anselmo se lanza a la carrera hacia su todoterreno.

Ahora son más de diez sus feroces perseguidores. Corren como gamos. Ha llegado la oportunidad que han estado esperando. Han aprendido de los humanos, pero ellos son más rápidos. No necesitan armas, solo sus afilados colmillos.

En su huida, Anselmo cae por un terraplén, quedando a merced de sus captores. Ahora es él quien profiere gritos de auxilio. El jefe de la manada se le acerca y, sin demora, le clava sus largos colmillos en el abdomen. Aunque lo merezca, no vale la pena prolongarle el sufrimiento, no somos como elllos —piensa la bestia.






85 comentarios:

  1. ¡Hola, Josep! Sin duda has dado una nueva historia a este título mítico de la filmogradía de De Niro. Un micro plasma a la perfección la diferencia entre cazar para comer y cazar por el puro arte, algo que, entre nosotros, no entiendo en absoluto. Si fuera un cuerpo a cuerpo entre el hombre y el animal aún, pero eso de cazar a tropecientos metros sin dar oportunidad al animal de defenderse... Y ya no menciono esos safaris de adinerados que solo aprietan un gatillo mientras les sirven el té... Un fantástico micro para el reto. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, David! Esa es precisamente la diferencia que he querido plasmar entre el cazador que caza por necesidad y el que lo hace por diversión, utilizando para ello una superioridad artificial.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Muy bueno, Josep. En este relato dices tanto en tan pocas palabras, que esto sí que es un arte.
    Encantada de leerte. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué buen micro, Josep! Qué bien mantienes la tensión y qué final tan genial le has dado. Me ha encantado. Felicidades.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Josep! Te felicito por tu microrrelato porque nos has puesto en la piel del cazado y del cazador, para llegar a la gran reflexión final. Empatía. El resultado es brillante, un estupendo texto. Me ha encantado. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una reflexión que me gustaría fuera universal, pues somos responsables únicos de lo que acontece en este planeta.
      Me alegro que te haya gustado.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. La caza es la solucion al problema de obesidad, las carnes de vaca, pollos y cerdos estan llenas de antibioticos, esteroides y vaya a saber dios que otros quimicos cancerigenos.

    Un animal salvaje deberia estar libre de todos esos problemas, nada mejor que llegar a casa con la cabeza de un venado.

    Seria mas saludable que comer esos animales sinteticos que ofrecer el supermercado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, José. Una cosa es cazar para alimentarse y otra muy distinta por placer, para exhibir un trofeo, hacerse una foto junto al ejemplar cazado, sea un oso, cuya piel tapizará luego el suelo, un elefante, cuyos colmillos se venderán al mejor postor, o cualquier otra especie en peligro de extinción.
      Que alimentarnos de animales salvajes sea más sano, tambiém lo pondría en duda, pues pueden estar afectados por parásitos y microorganismos patógenos, y no resultaría práctico requerir los servicios de un veterinario para que comprobara su estado de salud por cada pieza cazada. Pero este ya es un tema que se sale de la intención de este micro.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. Buen relato, del abuso de los cazadores con todos los medios para hacer sencillo el abatir un animal, pero que sin ellos se convierte en un ser débil e impotente.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es sencillamente jugar con ventaja para un fin que no justifica los medios.
      Un saludo.

      Eliminar
  7. Es un alivio, y una lástima también, que los animales no sean como los cazadores. Por un lado demuestran que son menos animales que los humanos, pero por otro no hacen justicia a lo que se merecen los cazadores.
    Estupendo micro. Empiezas bien este nuevo curso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hombre es el único animal que mata por placer. Y eso, efectivamente, le pone unps cuantos peldanos por debajo de la escala de la racionalidad.
      Me alegro que te haya gustado este primer micro de la temporada. Espero no tardar tanto para elaborar el siguiente, pues últimamente no esoy muy lúcido, je, je.
      Un beso.

      Eliminar
  8. No me gusta nada la caza y la actividad de Anselmo la rechazo totalmente. Los animales, desde luego, no tiene la crueldad que tenemos nosotros.
    Es un relato impactante y muy bueno.
    Un abrazo, Josep

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La crueldad es lo que nos diferencia de los animales. Ellos no lo son y nosotros (los humanos en general) sí.
      Un abrazo, Rita.

      Eliminar
  9. Muy buen relato!! Narrativa dinámica con un KO formidable! Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Daniel, por la lectura y el amable comentario.
      Un saludo.

      Eliminar
  10. Hola Josep, muy buen relato donde el cazador resulta ser el cazado. Dotas a las criaturas de características que por nuestra naturaleza deberían de ser la regla, y muchas veces no sucede así. Algo hemos perdido en el camino. Un abrazo y felicidades por tan buen aporte. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ana. Cazador cazado, efectivamente. Si intercambiáramos el rol del cazador y de los animales, la cosa sería muy dstinta, aunque, de hecho, muchas veces parece que el hombre se haya convertido en un animal irracional.
      Un abrazo y muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  11. Siempre he pensado que emplear animal como insulto para describir conductas brutales es injusto e incierto. Loa animales jamás son sádicos ni crueles. Eso es prerrogativa humano.
    Muy bueno tu micro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá muchos humanos se comportaran en sociedad como los animales en su entorno natural. La crueldad y el sadismo son, efectivamente, cualidades humanas.
      Muchas gracias por dejar tu comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Hola, Josep. Tremendo relato. El cazador se convierte en presa. ¿Aprenderemos alguna vez a ponernos en la piel de los cazados, para respetar sus vidas? Muy bueno.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no, los que consideran a los animales un objeto a usar a nuestro antojo nunca tendrán esa sensiblidad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Oh, Josep, cuando he leído el título ya me estaba relamiendo; esa película es fundamental para el cine que yo entiendo.
    Vaya relato, le has dado la vuelta proporcionándole tintes de cyfy o fantásticos. Cuando has dicho que iba solo, me temía alguna calamidad, pero para nada el toque que le has dado. Solo me queda la incógnita de saber qué bestia es la sublevante; no es que yo sea cazador, pero es mejor ir precavido, je, je.
    Muy bueno, como siempre.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si seguimos metidos en la ciencia ficción, cualquier animal cuyo depredador sea el hombre puede llegar a evolucionar y revolverse contra él. Por desgracia, en realidad los animales, incluso los calificados como salvajes, son lo suficiente ingenuos como para dejarse cazar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. ¡Hola, Josep!
    Me alegro de leerte. Me ha encantado tu relato. Le has dado tu toque tan personal, que lo hace maravilloso. Te felicito por ello.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo me alegro que te haya gustado este micro reivindicativo, je,je.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Me gustó el relato. Deja una enseñanza muy valiosa al final.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Hola Josep, has escrito un relato reflexivo y concientizador, en realidad ni creo que necesitemos comer carne para subsistir, los entendidos dicen que nuestros dientes no están hechos para masticar debidamente la carne, ni nuestro estómago para procesarla porque cuesta mucho digerirla y termina perdiéndose putrefactamente allí. .

    Me ha gustado el desarrollo del micro, y ese final, donde nos dejas ver que somos más bestias que los que identificamos como bestias. Para seguir en el mismo contexto, te diria que tu micro es bestial. Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, amiga. El ser humano ha evolucionado en muchos aspectos, pero creo que en el nutricional se ha quedado estancado.
      Por desgracia, en muchos casos resulta difícil distinguir entre un hombre y un animal.
      Me alegro que te haya gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Brutal. Una reseña con una reflexión enorme.

    Gracias por compartir. Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Hola, Josep. Muy buena reflexión final. Los humanos como bestias desalmadas en contraposición a los animales que actúan sin maldad. No entiendo el "deporte" de la caza, como tampoco el "arte" del toreo. Unos y otros no se merecen el final del protagonista pero sí cuentan con mi rechazo.
    Un abrazo enorme, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imaginémonos si se invirtieran los términos y fuéramos nosotros los cazados, al estilo de El planeta de los simios. Ya no sería tan divertido, ¿a qué no?, je, je.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. ¡Hola, Josep!, aquí estamos de nuevo en Tintero dándolo todo 😊 A través de los pensamientos de Anselmo, nos das a conocer su forma de ser y la línea educacional-emocional en la que se mueve. Define la caza como arte y seguro que tiene su sala llena de cabezas y trofeos de los animales cazados. Esta vez se le ha virado la tortilla.
    La verdad que con el tema de la carne somos algo hipocritillas, nos la comemos pero exigimos que maten a los animales de forma aséptica, rápida e higiénica, o ponemos música a las vacas para que produzcan leche felizmente, ajenas a su final. Hay sociedades en que no les gustan ver las cabezas en los supermercados ni en los platos, y otras presentan al animal despatarrado sobre una bandeja con una manzana en la boca. Un día de estos me haré vegetariana, al menos las lechugas no tienen cabeza 😉
    Buen trabajo, Josep. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco a algún cazador y siempre evito tratar el tema porque sé que no nos vamos a entender y lo más probable es que acabemos mal, como cuando se discute de política, je, je.
      Siempre he estado en contra de la caza basada en el placer de perseguir y acabar con la presa. Incluso la pesca como deporte me desagrada, a menos que el pescador suelte al pez y lo devuelva a su medio natural donde debe estar y vivir.
      Yo cada vez me acerco más al vegetarianismo, pero el veganismo no me atrae, pues todavía existe una gran controversia sobre ese tipo de alimentación. Así que vivo en una contradicción. No quiero hacer sufrir a los animales, pero sigo comiendo carne (cada vez menos), huevos y leche. Cuando veo a esas pobres vacas metidas en estas jaulas, sin apenas poderse mover, y enchufadas a las máquinas ordeñadoras, me entran escalofríos con solo pensar que un ser superior pudiera tratarnos de igual modo. Es una cuestión cultural que espero vaya cambiando con el tiempo, pero me temo que va para muy largo.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  20. Hola Josep! Me encanta tu micro. Ya sabes lo que detesto la caza, lo toros, y cualquier maltrato animal.
    Mucha suerte en el concurso!! :)
    Petons!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que te ha gustado, María, pues estando en contra de la caza, de los toros y del maltrato animal en general, me sentiría frustrado de lo contrario, ja,ja,ja.
      Petons!!

      Eliminar
  21. Estupenda participación, Josep.

    El relato también se podría haber llamado "Mia y el león blanco" que es una reciente película que denuncia la caza y especialmente la caza en recintos naturales donde sueltan a una presa (leones en este caso) y los cazadores ya solo tienen que dispararlos a sangre fría y de manera doblemente cobarde. Le has dado un final redondo cerrando el micro en el momento justo. Por otro lado, la peli que da título al micro es mítica.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa película me afectó mucho por la impunidad tanto del cazador como del propietario de la granja. El pobre animal en cautiverio ha perdido su instinto de defensa y se deja abatir fácilmente. Qué cobardía la del cazador y qué codicia la del granjero.
      Me alegro que (una vez más) te haya gustado mi relato, je,je.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  22. Hola, Josep. Has narrado a la perfección la pesadilla más atroz de cualquier cazador. Y como tal un epílogo me he imaginado en el que Anselmo, entre sudores fríos, se despertaba igual de angustiado que sus víctimas. Conocido el horror de matar por deporte se da de baja, vende su armero y al monte ya solo va a pasear y contemplar su flora y fauna con respeto; al tiempo que, en su mente, La Cavatina resuena suavemente.
    Muy buen aporte al reto. Saludos 🖐🏼

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, compañero. Si los cazadores sospecharan que les iba a ocurrir lo mismo que a Anselmo, seguro que colgaban los trastos de matar y se dedicarían a otras actividades igualmente ociosas pero más naturales.
      Muchas gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  23. Hola.
    Qué buen relato, al final los animales son mucho más humanos que nosotros.
    Este último mes he visto varias familias de jabalíes ocn sus bebés, y un par de corzos que me han mirado. Yo jamás podría disparar a un ser tan maravilloso.
    Enhorabuena por el relato y suerte en el Tintero.
    Feliz martes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Gemma,
      De hecho, este micro me lo ha inspirado un documnetal sobre la caza del jabalí con perros. Me impresionó tanto ver cómo estos, convenientemente adiestrados, acorralan al animal y casi lo desangran a dentelladas hasta que el cazador se digna a darle el tiro de gracia, que me imaginé la historia al revés. Y esto es lo que ha resultado, je,je.
      Muchas gracias.

      Eliminar
  24. El cazador fue el cazado, realmente no está muy alejado tu micro de lo que la naturaleza ya se está vengando de tanto daño que se le viene causando. Es un terrible mal, que el hombre no mida las acciones, los carnívoros matan para comer, pero comer por placer o para ganar un trofeo, es un acto vil contra nuestra naturaleza, nos convierte en asesinos, y difiero que la carne sea saludable, al contrario genera más daño a nuestra salud. Ya en mi casa, vamos disminuyendo la ingesta, más granos, vegetales y frutas. Saludos desde VENEZUELA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que le estamos haciendo a la flora, a la fauna y al planeta entero tendrá unas consecuencias brutales si no detenemos nuestro ataque salvaje y sin piedad contra la Naturaleza. El hombre, en efecto, es el peor depredador, pues toda esa agresión la hace por interés económico o por placer, lo que le hace peor que los animales.
      Saludos.

      Eliminar
  25. Potente mensaje el que transmite tu relato , Josep. Al menos, en este caso se hizo justicia. Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Muy bueno, Josep. Me ha gustado mucho el cambio de tornas que le has dado al tema de la caza deportiva, si es que a eso se le puede llamar deporte. Mucho menos se le puede llamar arte.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El término deporte muchas veces está mal empleado. Veo ciertas actividades que para mí son más propias de un descerebrado que de un ser racional y que se consideran deportivas. La caza probablemente fue una de las primeras.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  27. Menuda lección!!! Buen relato. Un placer leerte. Saludos

    ResponderEliminar
  28. El cazador cazado, vaya final, no lo esperaba
    Vaya estreno, me ha gustado mucho.
    Mucha suerte en el concurso, el mío solo falta una sutil correción y quitar alguna frase que otra que me he pasado de palabras jejej y listo, en breve lo colgaré.
    Un abrazo y bienvenido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Tere, por tu opinión.
      A ver si le das un empujoncito a tu relato y lo sacas a la luz.
      Un abrazo.

      Eliminar
  29. Me gusta el planteamiento del relato, con un narrador testigo con un conocimiento limitado de la situación (solo llega al pensamiento inmediato del personaje Anselmo).
    Me gusta sobre todo, porque esa propuesta de salida permite que el lector pueda acceder al verdadero conflicto del micro relato, evocado en el título .
    Un cazador solitario,por casualidad, convencido de la dignidad de su práctica, «La caza no solo es un deporte, es un arte —suele decir», se va a enfrentar a un cazador colectivo, también convencido de la dignidad de su práctica, «no somos como elllos —piensa la bestia.»
    Me gusta como está resuelto técnicamente el micro, sin rodeos innecesarios y con los elementos precisos.
    Gracias por el aporte, Josep. Un abrazo y haya salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un enfrentamiento entre el deportista y la bestia que, lejos de terminar como La bella y la bestia, se resuelve con un acto de justicia animal, je,je.
      Me alegro que te haya gustado y gracias a tí por tu pormenorizado comentario.
      Un abrazo y, por supuesto, salud.

      Eliminar
  30. Impactante y tremendo relato donde el cazador es cazado nada menos que por sus víctimas. Muy bien narrado con la precisión que merece, nada le sobra ni le falta. Genial.
    Un abrazo, Josep.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le decía a Marigem, fue tan impactante ver cómo daban caza a un jabalí un grupo de cazadores apoyados por un perrero y sus perros adiestrados, que me vi en la necesidad de escribir un relato. El relato original del que parte este micro es mucho más largo y elaborado, pero para participar en este reto he tenido que usar las tijeras, je,je.
      Me alegro que te haya gustado,
      Un abrazo.

      Eliminar
  31. Hola Josep Mª ¡no has podido resistirte, eh, compañero! conociendo tu impronta narrativa, me lo iba imaginando. Uy, digo, se ha quedado solo... Los cuernos y los colmillos me los he ido imaginando. Así es. Como la fiesta de los toros. Habría que ver que pasaría si al animal no lo malhieren vilmente antes provocandole la furia ciega contra su oponente. Crueles "pasiones" que heredamos de los ancestros romanos. Otros dirán que es supervivencia cavernícola. Aprovecho para saludarte con un abrazo caluroso deseando que todo rule, la vida sobre todo, con un buena dosis de endorfina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando veo (o mejor dicho veía) al toro salir del toril y enfrentarse al torero, siempre pensaba "no sabe lo que le espera a este animal", refiriéndome, claro está, al toro.
      Con todos mis respetos, hay tradiciones "culturales" que se me antojan, no solo trasnochadas, sino también aberrantes.
      Acabo, como quien dice, de aterrizar de unas mini vacaciones extra para resarcirme de las de agosto, que no salieron como esperaba, y me he puesto manos y ojos a la obra.
      Yo también te envío un fuerte abrazo. Por mi parte, voy tirando, que ya es mucho, je,je.

      Eliminar
  32. Muy buen micro, Josep, a modo de fábula reabres un debate de por sí interesante y polémico en nuestra sociedad. Es curioso comprobar como en la naturaleza, el ser humano como individuo sin sus juguetes tecnológicos en la mayoría de los casos tendría las de perder. Todo lo contrario a lo que ocurre con nuestra especie como sociedad que tiene sojuzgado al resto del mundo animal. El debate ético y moral continuará abierto mientras pervivan esas tradiciones o actividades artísticas, aunque la Naturaleza seguirá avanzando inmisericorde según sus propios designios por medio de sus distintos actores sin importarle polémicas de ningún tipo.

    Me ha gustado mucho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hombre, si nada ni nadie lo remedia, seguirá avanzando en su "contienda" contra el mundo animal, vegetal y contra todo lo que significa proteger al planeta. Es una guerra sin cuartel en la que utiliza todos sus recursos tecnológicos. Ojalá la Naturaleza pudiera pararle los pies. De momento le está plantado cara revolviéndose contra él, pero lo estamos pagando todos.
      Me alegro que te haya gustadio este relato que, como bien dices, es a la vez una fábula.
      Un abrazo.

      Eliminar
  33. Hola Josep Ma el cazador cazado, me ha gustado el giro insperado de la otra parte. Personalmente no me gusta nada la caza. Este verano escuchaba que había lugares en los que la proliferación de jabalies afectaban las cosechas de uva y destrozaban racimos y parece necesario establecer limitaciones y autorizar las batidas de animales que acaban siendo dañinos para los cultivos y los animales (en el caso de los osos y los rebaños) pero aunque lo entienda no me gusta entiendo que puede ser una solución para aquellos que gustan de la caza y también los que sufren los estragos que causan algunos animales. En todo caso en tu micro los cazados se han vengado.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo me mencionas sobre los jabalíes, es debido básicamente al desequilibrio que el hombre ha provocado al invadir el espacio natural en el que viven de forma natural ciertas especies y que les obliga a ocupar el que se ha convertido ahora en espacio urbano. Y si el hombre, además, les procura alimento, el problema está doblemente servido. Entiendo, sin embargo, que no es fácil mantener un equilibrio entre hombre y animal porque el primero siempre tiene como prioridad defender sus bienes, aunque sea a cambio de destruir o conquistar el medio animal.
      Sea como sea, la caza como deporte, que es el tema de este micro, debería abolirse y dejar su práctica exclusivamente para casos inevitables.
      Un beso.

      Eliminar
  34. Así es la cosa. El civilizado ser humano recibiendo lecciones de humanidad (¿humanidad?) de las bestias (¿bestias?).
    Buena aportación al Tintero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puestos a hacer el animal, creo que el hombre tiene las de ganar. Nunca he entendido la expresión "no seas animal" o "no hagas animaladas" referida a quien hace algo absurdo. No hay nada más absurdo que el hombre cargándose el planeta en el que habita.
      Un abrazo.

      Eliminar
  35. Josep, buen micro. Es brutal la caza pero es mas brutal el ataque en venganza. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mamen. No sabría decir si lo que hace el animal de mi relato es por venganza, supervivencia o justicia. De hecho, demuestra ser lo suficientemente ecuánime al no alargar el sufrimiento del cazador, al revés de lo que suele suceder en el caso contrario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  36. El animal dándole lecciones al hombre. Muy buen relato Josep.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mundo al revés quizá sería mejor, je,je.
      Un abrazo, Conchi.

      Eliminar
  37. Literalmente el cazador cazado.
    Una buena lección como las que empieza a dar la madre naturaleza al ser humano por el maltrato al que la somete a diario.
    Un abrazo. Encantado de leer tus historias como siempre, pero ahora cuando puedo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si eso pudiera ser real, correría la voz de tal modo que nadie se atrevería a empuñar un arma para acabar con la vida de cualquier ser vivo por puro placer.
      Muchas gracias por acercarte a leer mis historietas, sabiendo la escasez de tu timpo libre.
      Un abrazo.

      Eliminar
  38. interesante como ves y muestras las letras de tus escritos saludos muchacho desde Miami

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me alegro que te haya parecido interesante.
      Saludos desde Barcelona.

      Eliminar
  39. ¡Hola, Josep! Qué buen microrrelato. La bestia con sus largos colmillos y con toda la manada detrás ya nos imaginamos lo que va a hacer a ese humano cazador que tiene acorralado. El sorprendente final es lo que me admira. ¡Felicidades, Josep!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, María Pilar! Me alegro que te haya gustado esta historia en la que se invierten los papeles entre hombre y animal. Aunque estoy en contra de la caza deportiva, espero que eso no acabe sucediendo, je,je.
      Un abrazo.

      Eliminar
  40. Hola, Josep María. Lo primero que he imaginado al empezar a leer ha sido que aparecería una pareja corriendo en bolas. Así que la sorpresa ha sido muy buena La lección del cuento es aleccionadora: no son como ellos. Demoledora. Únicamente te comentaría que los gamos al ser animales herbívoros, los menudillos humanos se les indigestarían a no ser que también hubieran aprendido a ser omnívoros. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Isan. Muchas gracias por tu comentario. Me alegro que te haya sorprendido. De todos modos, observo que tú has pensado en gamos, cuando yo me imaginé jabalíes, y de los gordos y con grandes colmillos, que sí son omnívoros, je,je.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Tienes razón. Culpa mía por no leer atentamente: corren como gamos dice que no son gamos. Un abrazo.

      Eliminar
  41. Hola Josep, una buena revisión de la mítica película, un buen alegato contra la caza indiscriminada, y el espíritu que la impulsa. Me encantó, saludos, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mik Way.
      Muchas gracias por acercarte a leerme y me alegro que te haya gustado esta revisión imaginaria del tema.
      Un abrazo.

      Eliminar