lunes, 4 de octubre de 2021

Un secreto bien guardado

 


Mi amigo Juan siempre ha sido un hombre de guardar muchos secretos. Nunca ha revelado nada que considerara personal, ni siquiera a sus amigos, entre los que me cuento. Siempre nos ha tenido muy intrigados sobre su vida privada. Nunca le conocimos novia alguna. Hasta que un día acudió a una comida que habíamos organizado con una chica de la que nunca nos había hablado. Nos la presentó como Olga, una nueva compañera de trabajo con quien había conectado de un modo muy especial — nos dijo aprovechando que ella había ido al servicio.

—¿Y cómo de especial es esta conexión? — le inquirió Pedro, con una sonrisa libidinosa.

—¿Crees que estarás a la altura? Tiene pinta de ser una fiera en la cama —terció Ramón, siempre tan bruto, soltando una carcajada.

—Es guapa y simpática, espero que dure vuestra relación —fue todo lo que añadí.

—Olga es, es… distinta. No es como las demás —afirmó Juan, un tanto incómodo.

—Yo, vestidas, las veo todas iguales —dijo Ramón, volviendo a soltar una risotada.

—Dejadlo ya, sois unos cretinos. No sé por qué la he traído.

—Para darnos envidia, porque está realmente buena y como siempre nos hemos mofado de ti por no tener pareja… —remató Pedro justo cuando Olga volvía del servicio.

—Seguro que habéis estado hablando de mí —nos dijo, sonriente.

Supongo que nuestras caras y el mutismo general con algún que otro carraspeo, confirmó sus sospechas.

Desde luego, Olga era una chica muy especial. Aparte de su simpatía arrolladora, demostró ser muy culta e inteligente, algo que nos incomodó, pues no cesó de sacar a colación temas que puso en evidencia nuestra ignorancia.

Pero tras ese encuentro, Juan volvió, sin explicación alguna, a su secretismo habitual. No volvió a hablarnos de Olga a pesar de nuestros intentos. Parecía que se arrepentía de habérnosla presentado. Se limitaba a decir que todo iba bien entre ellos. Eso me intrigó. Llegué a pensar que habían roto y no quería que lo supiéramos, pues se avergonzaba de su revés amoroso y tampoco deseaba ser el centro de nuestras burlas o reproches.

Sin temor a equivocarme, a pesar de sus rarezas, siempre me he considerado el mejor amigo de Juan, de ahí que esta vez me preocupara por él de un modo especial. No era normal, ni tan solo para él, pasar de la euforia a la indolencia. Así pues, me dispuse a descubrir lo que fuera que le sucedía, costara lo que costase.

Como el día que nos presentó a Olga, esta nos contó dónde vivía, decidí presentarme en su apartamento para conocer de primera mano qué ocurría —si es que ocurría algo— entre ellos. Seguro que, si habían roto, me lo diría sin tapujos.

Cuando me disponía a cruzar la calle, parado enfrente de su domicilio, vi salir del portal a Juan. Se le veía bien, incluso diría que feliz. Supuse que acababa de visitar a Olga, por lo que ella debía estar en casa. Dudé. Si todo parecía discurrir con normalidad, ¿para qué hablar con ella? Si Juan no nos quería contar nada de su relación sería porque había vuelto a las andadas y había decidido encerrarse de nuevo en su caparazón hecho de secretos. Pero ya que me había desplazado hasta allí, ¿por qué no mantener una charla con Olga y contarle lo que me tenía intrigado?

Subí hasta el quinto segunda y llamé al timbre. Tardó mucho en abrir la puerta. Quizá no estaba presentable y se estaba vistiendo, pensé. Cuando por fin lo hizo, se extrañó de verme.

—Hola, ¿qué haces aquí? —me preguntó, intrigada. Parecía que la había pillado por sorpresa. Me olí algo extraño. Aun así, me invitó a pasar.

Cuando le dije lo que me traía hasta allí, acabó admitiendo que su relación con Juan no era una relación normal y que probablemente por ello no nos quisiera revelar en qué consistía.

—Si él no desea que lo sepáis, yo no lo voy a desvelar. Somos felices con la vida que llevamos y no hay nada de qué hablar.

No quise insistir, pero lo dicho por Olga me intrigó todavía más. ¿Qué secreto guardaba Juan sobre la naturaleza de su relación con esa mujer? Desde luego no era asunto mío. Aun así, perseveré en mis pesquisas y fui a verle con la intención de sonsacarle la verdad.

Siempre tan servicial, me invitó a unas copas. Si lograba emborracharle —pensé— todo sería más fácil. Mi plan funcionó. Acabó extralimitándose con la bebida y cuando apenas se tenía en pie, le pregunté qué tipo de relación mantenía con Olga.

—Sé que no es asunto mío, pero me preocupa tu comportamiento. Has vuelto a encerrarte en ti mismo y creo que tiene algo que ver con Olga. Si realmente me consideras tu amigo, cuéntamelo.

—Si tanto insistes —dijo balbuceando—, espera un momento, pero no sé cómo te lo vas a tomar.

—Hombre, Juan, si para mí eres como un hermano —Estaba ansioso por conocer su secreto.

—Júrame que no se lo dirás a nadie. Será un secreto entre nosotros.

Tras encerrarse en su dormitorio, volvió a aparecer al cabo de un buen rato. Lo que ahora tenía ante mí era un humanoide que habría espantado al más valiente.

—¡Eres un extraterrestre! —exclamé.

—Y, además, he acabado encontrando a mi media naranja. Olga y yo somos iguales. ¿Lo entiendes ahora? —me dijo, mientras yo me desplomaba en el sofá.

900 palabras

 



89 comentarios:

  1. ¡Caray qué sorpresa!, me he quedado como el protagonista del relato, jajaja.
    Muy interesante para participar en el concurso, y estupenda la trama con la dificultad de las 900 palabras.
    Me ha encantado Josep.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorpresa, sorpresa, como se titulaba un programa de televisión, je,je.
      Me alegro haber podido sorprenderte y de que te haya gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. ¡Qué bueno, Josep!

    Has conseguido mantener la tensión narrativa y el suspense hasta el final del relato. Los diálogos hacen que el texto se lea en un suspiro y la sorpresa final engarza de manera genial con las normas del concurso.

    Felicidades y suerte para esta edición.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, este relato podría calificarse como de suspense diseñado con humor, je,je.
      Gracias por tu amable comentario.
      UN abrazo.

      Eliminar
  3. Realmente sorprendente. No se pudía imaginar un final así, y has conseguido mantenerme en ascuas toda la lectura.
    Muy buen relato
    Me alegro de que hayas retomado la escritura.
    Un abrazo, Josep

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Rita. Me alegro que esta historieta te haya mantenido interesada hasta el final. Al menos no resulta aburrida, ja,ja,ja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Asi es, deben haber varios seres disfrazados de humanos entre nosotros, no es una invasion, sino mas bien una especie de migracion pacifica. No se atreven a salir del 'closet' precisamente porque nuestra sociedad siempre esta vigilando quien es diferente. Apoyemos a Juan y Olga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si se deciden a salir del armario, quizá comprobarán que hay muchos como ellos y formarán una asociación en defensa de sus derechos y hasta acabarán celebrando el día del orgullo extraterrestre, ja,ja,ja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Bueno, los amigos, salvo el narrador de don un poco brutos y hasta casposo por lo que no me extraña que no quisiera presentarles a Olga, pero ya, visto lo visto, es que, menudo papelón, tenía que presentar a Olga y a sí mismo. No creo que sus amigos lo hubieran tomado con mucha comprensión.
    Mucha suerte en el concurso.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los amigos son bastante brutos, cierto, aunque quizá sea debido a que ya están hasta el moño de tanto secretismo por parte de Juan. Claro que, dada su naturaleza, se entiende que fuera tan reservado y no tuviera pareja, hasta que encontró a su media naranja. Resultaron ser tal para cual, je,je.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Gracias, Josep, por participar con este relato en el Homenaje a HG Wells y La guerra de los mundos. Un abrazo y suerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, David, por brindarnos la oportunidad de explayarnos con nuestra imaginación, a veces un tanto desmedida, ja,ja,ja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Muchas gracias, Nuria, por tu comentario. Me alegro que te haya gustado.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Líbrate de esos amigos que más que interesarte por ti lo que son es unos chismosos de lo que haces.
    Muy interesante tu aportación al reto de David.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que chismosos, yo diría que son unos "curiosones", pero es que Juan les da motivo para ello con tanta introversión.
      Gracias por comnetar, amigo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Me gusta sorprender. Así que me alegro de haberlo conseguido.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Vaya giro que le diste a la historia, muy bueno. Me pregunto si habrá extraterrestres entre nosotros. Quizás andan por ahí sin que nos demos cuenta, como en tu relato. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quién sabe si nos rodean y nos vigilan. Yo espero que, si están entre nosostros, sean amigables, como el protagonista de este relato, je,je.
      Saludos.

      Eliminar
  11. Muy chulo, es que es extraña la relación, ya lo creo. Esa extraterrestre, qué bien le hace a Juan :-)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá los extraterrestres se lleven mejor entre ellos que los terrícolas. Al menos, en el caso de Juan y Olga es así.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. ¡Qué bueno, Josep! Lo de Olga se intuía pero lo de Juan ha sido toda una sorpresa. Un relato muy ameno con una intriga muy original. Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quise dirigir todas las sospechas hacia Olga, la amiga especial de Juan, pero quise guardarme un as en la manga, je,je.
      Me alegro que te haya gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. Hola, Josep. Algo se veía venir con tanta intriga, pero no por partida doble, ET y su ETA. Está claro que están entre nosotros sin enterarnos y cuando se quiten, o nos quitemos, la mascara habrá muchas sorpresas como las de tu relato. Saludos y suerte 👽🖖🏼

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo ET necesita a su pareja, ja,ja,ja. Pues quzá sí que llegará el día de la "revelación" y tendremos una gran sorpresa cuando se quiten las máscaras. ¿Cuántos serán los ocultos entre nosotros?
      Un saludo.

      Eliminar
  14. Seguro que algunos están mimetizados con nosotros, conozco yo a más de un rarito por ahí que... ¡a saber!
    Un relato simpático, con sentido del humor a lo Josep Mª, y con un final de traca. Aunque a mi me han parecido más marcianos los cotillas colegas que él :)
    Un abrazo, Josep.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, hay mucho rarito por ahí. Y tampoco en esta ocasión puedo resistir la tentación de mencionar a algunos políticos, ja,ja,ja.
      Muchas gracias, Isabel, por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Muy buen relato Josep. Y nunca se sabe si una buena compañía puede ser un extraterrestre. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que importa es tener afinidad con tu pareja, venga de donde venga. En este caso, los dos eran muy afines, je,je.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Madre mía qué final, me ha encantado y sorprendido.
    Muy feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como suelo hacer, he guardado la sorpresa para el final, como debe ser, je,je.
      Me alegro que te haya complacido.
      Un abrazo.

      Eliminar
  17. Un final sorpresivo para mi, pues conforme iba leyendo me estaba imaginando que Olga era un travesti. Muy bueno Josep

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Un travestí?, ja,ja. Bien podría ser, pero como el reto del concurso requería la presencia de, por lo menos, un extraterrestre, opté por esa opción, je,je.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. Menuda historia te has marcado amigo. Ni la más remota idea de lo que iba a acontecer hasta el final. Creo que has conseguido lo que te proponías; sorprendernos justo al final.
    Muy bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quise hacer creer que el ser extraterrestre era Olga, la recién llegada amiga especial de Juan. El giro ha estado en que los dos eran de la misma identidad y no solo ella, je,je.
      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  19. Más de alguna vez pensé que mi media naranja estaba aquí; pero "aquí" en algún lugar de la galaxia, porque de topármela ni por casualidad.

    Esos dos se merecen.

    Va un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuesta tanto hallar a la media naranja, que uno acaba pensando que no existe, por lo menos en este planeta, ja,ja,ja.
      Un abrazo.
      P.D.- Espero que mi mujer no lea esto.

      Eliminar
  20. Me ha pasado como a Marta, que se veía venir lo de Olga pero lo de Juan ha sido un sorpresón. Tal vez me hubiera gustado saber algo más del aspecto físico de este renovado Juan, pero la historia tiene su gancho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desgraciadamente la historia tambien tiene su máxima longitud de 900 palabras, de modo que no he podido ser más explícito, je,je.
      Un saludo.

      Eliminar
  21. He estado intrigada hasta el último momento, no tenía ni idea de por dónde ibas a salir :)) Muy entretenido.
    SAludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya resultado entretenida esta historia totalmente inventada, que conste, ja,ja,ja.
      Un saludo.

      Eliminar
  22. Hace falta mucha bebida para que nos saquemos el disfraz y nos mostremos tan extraterrestres como somos.
    aunque en relación a la bebida también conozco el efecto contrario a saber: Dos whiskies y ya estoy disfrazado de cualquier cosa con el yo bien escondido. En fin, la vida es una verdadera SORPRESA y lo has pintado estupendamente. Mis más cálidas felicitaciones.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que los niños y los borrachos dice siempre la verdad y como nuestro protagonsta lo sabía, decidió emborracharle parea sonsacarle ese secreto tan bien guardado, y le salió bien el truco, je,je.
      Muchas gracias, Juana, por dejar tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  23. Muy buen relato, Josep. Descubrir al final que el tímido del grupo compartía genes con su novia extraterrestre fue un giro muy bueno. Los diálogos muy buenos, caracterizando muy bien a sus amigos y sobre todo al más "interesado" por sus intimidades. El relato me ha sacado muy buenas sonrisas hasta el final.

    Me ha gustado mucho la historia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, Carles, que este relato te haya gustado y, sobre todo, arrancado unas sonrisas. Es mucho mejor arrancar a alguien una sonrisa que una muela, je,je,je.
      Un abrazo.

      Eliminar
  24. Tu relato me encanta, Josep. Estoy convencida de que los tenemos al lado y ni nos damos cuenta. La sorpresa final es fabulosa. Felicidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carmen. Puede que estemos rodeados de extraterrestres y no lo sepamos, je,je. Si no nos damos cuenta será porque han venido en son de paz. Algo es algo.
      Me alegro que esta historieta te haya gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  25. Hola Josep. Tu relato bien podría encajar en una historia de Los Hombres de Negro. Los extraterrestres están entre nosotros, seguro que todos conocemos a uno y no lo sabemos. Juegas con ese secreto de Juan manteniendo la intriga en todo momento, y al final das un giro presentando al propio Juan como un ser venido de otro planeta, cuando todos lo esperábamos de Olga, bien hecho. Buenos diálogos también, un relato muy completo. Mucha suerte en el Tintero. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando iba a la Universidad, dos amigos y yo establecimos la teoría de que, en todas partes (en clase, en el laboratorio de prácticas, en la biblioteca, en el bar...) siempre había un 10% de chicos/chicas del Opus. Y no nos equivocamos. Procuraban repartirse (uno por cada diez) en los distintos grupos que se formaban y en los distintos lugares que los estudiantes frecuentaban. De este modo, podían practicar el proselitismo con más eficacia y discreción. El resto de alumnos parecía no darse cuenta. Pues igual podría suceder con los extraterrestres, je,je.
      Muchas gracias, Jorge, por tu comentario.
      Un abrazo.
      P.D.- Espero que no seas del Opus, y si lo eres, que no te hayas sentido ofendido.

      Eliminar
  26. Totalmente impredecible el final. Yo esperaba que la extraterrestre fuera Olga, pero fue una gran sorpresa que Juan también lo fuera.
    Felicitaciones por el relato. ¡Suerte en el concurso!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Cynthia. Veo que he logrado engañaros a todo/as, ja,ja,ja.
      Muchas gracias por tu lectura y comentario. Sé que tu también participas en el concurso. Tu relato es el próximo que me toca leer, je,je.
      Un saludo.

      Eliminar
  27. Hola, Josep. Algo se veía venir, a ver... tenía que aparecer un extraterrestre en algún momento! Pero has sabido sorprendernos haciendo que él también fuera extraterrestre. Muy bien logrado. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mirna. Sabiendo que el tema iba de estraterrestres, era lógico pensar que por alguna parte saldría uno de esos especímenes y quién mejor que Olga, la nueva en el grupo. Pero me gusta sorprender y no pude evitar involucrar al propio protagonista, je,je.
      Un abrazo.

      Eliminar
  28. Jajaja. Mira que yo a veces me encuentro a cada uno que me da la sensación de ser de otro planeta. Tal cual pasa en tu relato. Me esperaba lo de Olga, pero lo de Juan, para nada. Mira que su amigo le consideraba su hermano, ahora después será su hermanastro cósmico, como mucho, jejej. Me ha encantado. Un relato distendido donde los extraterrestres viven en armonía junto a nosotros, tienen amigos que les hacen sonrojar e incluso la conciencia suficiente como para pillarse una buena turca si tu hermanastro cósmico te lo pide. Y todo dentro de una naturalidad y fluidez tan absorbente que por momentos me ha hecho olvidar el reto del mes.
    Muy bueno, me gustó mucho.
    Un fuerte abrazo, Josep!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces, hasta los amigos a los que crees conocer mejor te deparan un gran sorpresa. Menos mal que en este caso el amigo, aun siendo rarito, era buena gente y no de esos estraterrestres que siempre nos pintan con malas intenciones. Y si Olga era tan guapa como dicen, pues bienvenida al club, ja,ja,ja.
      Me alegro que mi ocurrencia te haya hecho pasar un buen rato.
      Un fuerte abrazo para ti también, Pepe.

      Eliminar
  29. Hola, jajaja muy divertido tu relato Josep Mª!! Me ha sorprendido el final, no me esperaba que Olga también fuese una extraterrestre. Qué gracioso cuando dices: “lo que ahora tenía delante era un humanoide que hubiera espantado al más valiente” 😂 Enhorabuena y suerte en el concurso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Cristina. Me alegra que mi relato no solo te haya divertido sino, además, sorprendido.
      A diferencia de otros relatos sobre extraterrestres, yo no he querido detallar la apariencia física de los mismos y dejarlo a la imaginación del lector, je,je.
      Un saludo.

      Eliminar
  30. Me ha encantado 👏👏👏👏👍 se te dan de maravillas los relatos.
    Gracias por compartirlos.Abrazobuho.
    Un placer leerte.abrazo fuerte😊

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, amiga lectora. Me ha encantado que te haya encantado mi relato, je,je.
      Gracias por venir a leerme y dejar tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  31. Me encantó tu relato, tan original como tierno. Muy buena escritura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Beba, por tu comentario y también te agradezco tu opinión sobre mi escritura.
      Un abrazo.

      Eliminar
  32. ¡Hola, Josep Maria! Me ha encantado tu relato. Has conseguido hacer absolutamente creíble lo increíble, y además con un estilo de lo más ameno. ¡Felicidades y suerte! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Beri! Me alegra saber que mi historieta sobre un par de extraterestres un tanto peculiares te haya gustado. Muchas gracias por tu comentario y por tus buenos deseos.
      Un abrazo.
      P.D.- He intentado leer tu relato descargándolo de la relación que David ha incluido en su entrada de El Tintero de Oro, pero me ha resultado imposible, como si el enlace tuviera algún fallo. Intentaré abrirlo buscando la compartición que hizo en facebook.

      Eliminar
    2. ¡Hola de nuevo! Como ya he comentado en la entrada del concurso, de momento no está disponible mi blog; ya que el dominio en el que está ubicado ha sido atacado por los extraterrestres (perdón, por los hackers). El nuevo enlace a mi relato es el siguiente: https://relatosberi.webador.es/georgia-1861 ¡Un abrazo!

      Eliminar
  33. Hola, Josep. Has construido un relato muy bien narrado , con unos diálogos muy acordes a sus personajes y un final con doble giro que nos ha pillado a todos desprevenidos. Un saludo y mucha suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pedro. Me alegro que te haya gustado mi curiosa disquisición extraterrestre, je,je.
      Un abrazo.

      Eliminar
  34. Hola, Josep. Pues ahora comprendo perfectamente la rareza de Juan. ¿Y qué quieres que te diga? Me alegro un montón que haya encontrado a una compañera.
    Has construido un relato redondo, perfecto y entretenido. Nos has hecho creer que sólo Olga era la extraterrestre y ese giro de tuerca final ha sido todo una sorpresa.
    Te deseo lo mejor en el Tintero. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Bruno. Ya lo dice el refrán: cada oveja con su pareja, je,je. Me imagino lo mal de lo debió pasar Juan hasta que encontró a su verdadera media naranja.
      Muchas gracias por tu lectura y comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  35. Hola, Josep María. Vaya, vaya con el amigo reservado. Lo de Olga ya se intuía desde el principio, pero tenías guardado un as en la manga. Tiene que ser muy fuerte por muy amigo que seas que se te presente así, en frío, de humanoide.
    Me ha gustado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, isan. Que Juan fuera tan reservado tenía una justificación. Con unos amigos tan metomentodo, indiscretos y burlones, solo le faltaba reconocer su verdadera naturaleza, je,je.
      La vida da muchas sorpresas, pero como esta ninguna puede superarla.
      Me alegro que te haya gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  36. Fantástico relato, Josep Mª! Cómo es el amor! Para que luego digan que no existen las 'medias naranjas'. Qué bien has manejado la intriga hasta el final! Felicidades y saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que existen las medias naranjas, lo difícil es encontrarlas, y Juan tuvo esta suerte, je,je.
      Muchas gracias, Mayte, por tu comentario.
      Un saludo.

      Eliminar
  37. Hola Josep; genial y realmente fantástico tu cuento corto!! El remate final ha sido inesperado y es lo mejor que debe tener una historia como esta. Te deseo lo mejor de lo mejor en el Concurso!! Un cordial saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Daniel. Te agredezco mucho tus elogios y me alegro que hayas disfrutado de este cuento.
      Un abrazo.

      Eliminar
  38. Un sorpresivo final y una relación muy particular que al final tienden a tener cosas en común. Saludos virtuales. Suerte en el Tintero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu valoración. Me alegro de que te haya sorprendido el final, es de lo que se trataba, je,je.
      Un saludo.

      Eliminar
  39. Buena sorpresa final, de las que no se esperan. Genial cuento.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta sorprender, es uno de mis vicios ocultos.
      Me alegra que te haya gustado, Alfred.
      Un abrazo.

      Eliminar
  40. Sorpresa!!!! Un placer, como siempre, pasear entre tus letras. A ver si vuelvo a introducir ese vicio entre mis rutinas y me paso más a menudo. Espero que todo siga bien por tu parte del Baix Llobregat.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, David. Bienvenido a esta tu casa y gracias por leerme je,je. De hecho, yo tampoco he estado muy activo debido a problemas de salud, pero ahora, prácticamente recuperado del todo, he reemprenido mi actividad escritora y lectora.
      Espero que volvamos a coincidir.
      Un abrazo.

      Eliminar
  41. Hola Josep, un relato intrigante y bien elaborada su trama, que hasta el final nos mantiene en ascuas, y que genial final.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, amiga. Muchas gracias por tu lectura y tu amable comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  42. Hola Josep una chica de lo más especial, para un amigo de lo más inusual, muy bien narrado me ha encantado y me ha atrapado desde la primera frase, esa incógnita que sabes mantener a lo largo de toda la historia, muy buena Josep, enhorabuena, un abrazo y suerte en el tintero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mik Way. Eran tal para cual, así que estaban condenados a entenderse, je,je.
      Muchas gracias por tu comnetario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  43. A partir de hoy veré de otro modo a los chicos de la panda ,... jajaja, especialmente si son un poco raritos. Muy bueno Josep Mª, como no podía ser de otro modo no has desvelado nada hasta el último renglón...
    Mucha suerte y abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Hola, qué bien verte (o leerte) por aquí. Espero que hayas aprovechado al máximo tu descanso bloguero. He estado pasando cada día por tu blog, pero tenías la puerta cerrada. Ahora mismo, mientras escribía esta respuesta, para no meter la pata, he ido y he visto que la acabas de abrir, je,je. Luego me paso a leerte.
      Pues sí, hay tanto rarito por ahí, que quizá debamos desconfiar de su verdadera identidad. Pero mientras sean buena gente...
      Muchas gracias por pasarte y comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  44. Que dificil eso de llenar determinada cantidad de letras
    Yo no podría
    Lo mio es diferente no escribo vivo Un abrazo desde el silencio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo es cuestión de ejercitar la escritura creativa dejando volar la imaginación.
      Un saludo.

      Eliminar